lunes, 18 de enero de 2010

Este Jueves 21 de Enero se estrena Up In The Air en Argentina

15th Annual Critics' Choice Movie Awards - Arrivals67th Annual Golden Globe Awards - Arrivals El jueves llega a las carteleras Amor sin escalas, una ácida postal de la crisis que protagoniza George Clooney. Multinominada a los Golden Globes, es favorita para los Oscar. Buenas actuaciones de Vera Farmiga, Jason Bateman y Anna Kendrick. 
Ryan Bingham es un yuppie de alto vuelo, elegante y seductor. La pulcritud de los aeropuertos, la comunicación mediada por las computadoras y los servicios top son parte de la vida cotidiana de este hombre dedicado a auxiliar a las empresas que deciden achicar su planta de empleados.
Se mueve como pez en el agua en ámbitos sin identidad, calcados en todas las ciudades del mundo (además de aeropuertos, califican shoppings y autopistas), donde sus usuarios están de paso, sin establecer real relación entre ellos. No tiene casa, amigos o vida personal más allá de su trabajo. En ese contexto, es hasta difícil asociar una personalidad amable y entradora, como la del personaje de Clooney, con el vil trabajo al que se dedica: echar gente de su trabajo.
Pero tanta seguridad tambalea cuando se entrecruzan un deseado premio de diez millones de millas por ser pasajero frecuente y el amor de una mujer con sus mismos hábitos (Vera Farmiga).
Desde su estreno en EE.UU. en diciembre, esta fábula sobre las terribles consecuencias de la actual situación económica y el estilo de vida moderno, recibió 28 premios, además de otras 38 nominaciones, entre ellas, seis a los Globos de Oro, que, al cierre de esta edición, se celebraban en Los Ángeles. Además de Clooney y Farmiga, se lucen Jason Bateman y Anna Kendrick.
“Si vas a hacer una película sobre un tipo que se dedica a despedir a gente, más vale que sea seductor”, asegura Jason Reitman, director de la película e hijo de Ian Reitman, autor de Los cazafantasmas (1984), que confesó que escribió el papel de Bingham pensando en Clooney, “aunque nunca imaginé que diría que sí”.
A través de la mezcla de sensaciones que se le presentan al protagonista del film, el director quiso hacer una pintura de la experiencia contemporánea. “Todos utilizamos celulares, mensajes, internet y parece como si estuviéramos más conectados que nunca”, explica. Sin embargo , “en realidad la gente ya no se mira mucho a los ojos, y tenemos menos relaciones de verdad. La vida de Ryan en los aeropuertos es una metáfora de eso”.
Velocidad, tecnología, confort, ambición y lujos se confabulan para dar la impresión de que “ningún lugar parece nuestro hogar”, remata el cineasta, candidato al Oscar el año pasado por La vida de Juno. 
Vía El Argentino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.